vidrieras: dos escenas

Por Gustav Urch

Un avión se pierde en las nubes
Y tu cara en un reflejo cualquiera

Vidrieras, Rosario Bléfari.

1.

Lorenzo García Vega pronto se rinde a la tentación de desviar sus memorias hacia las vidrieras de las farmacias. Está obsesionado con ellas, dice. Sobre todo por el hecho de que los objetos que se exhiben en las vidrieras de las farmacias no dicen nada. Son espectáculos, dice, como para que nadie los vea. Y ese es su encanto. Confiesa que pocas cosas le han apasionado tanto como asistir, en la Habana, en una Habana que ya no existe, a esos espectáculos para nadie. Los objetos, esos objetos de las vidrieras… ¿qué eran? Repertorios fantasmales, dice. Un aparato para tomarse la presión, una caja con sobrecitos de antiácido… Cosas extremadamente mudas. Y no había ahí, en el acto de contemplar esas vidrieras, cabida para ninguna música. Al contrario. Si un director de cine, por ejemplo, quisiera filmar algo acerca de un personaje que mirara vidrieras de farmacias, tendría que hacer escenas totalmente silentes, dice. O tal vez podría haber un sonido: el ruido de una motocicleta lejana. Nada más.

2.

En La hora de la estrella, de Clarice Lispector, Olímpico invita a pasear a Macabea. Ella responde que sí precipitadamente, antes de que él cambie de parecer. Los dos, entre muchas otras cosas, ignoran el arte del paseo. Nada saben tampoco de la costumbre de buscar refugio en situación de tormenta. De modo que andan bajo la espesa lluvia. Más adelante hay una vidriera iluminada. Se detienen frente a ella. Se trata de una ferretería, en la que, detrás del vidrio, están expuestos caños, latas, grandes tornillos y clavos. Miran y callan. Entonces Macabea, con miedo de que el silencio signifique ya una ruptura, le dice a su reciente conquista:

—A mí me gustan los tornillos y los clavos, ¿y a vos?

_______________

Todas las imágenes, cuyo crédito fotográfico corresponde a Carolina Grillo, pertenecen a Problemas Irresueltos, muestra de Soledad Dahbar que se realizó en el Museo de Arte Contemporáneo de Salta en agosto del 2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s