objetos bellos

Un texto de Maximiliano Castro* escrito a partir de la muestra de Hernán Aguirre García realizada en Galería Lateral durante 2016 con curaduría de Sebastián Vidal Mackinson.

Afuera transeúntes, la casa de la independencia nacional, una casa de altos estudios privada y una iglesia. Adentro, en el primer piso, un espacio físico devenido en sala de exhibición eventual, devenida en pecera de exhibición de cuerpos varones y obras de arte, flashes y música. 

La condición insoslayable de objeto del cuerpo humano es susceptible de ser gozada, sometida por otros cuerpos gozantes, pero también por otros objetos. La función de estas piezas se multiplica de acuerdo al reposo o la actividad, como decoración de interiores, juguetes sexuales o herramientas de tortura. 

La relación entre debilidad y fuerza tambalea cuando la voluntad del cuerpo habilita la instancia en la que está por ser gozado. Un cuerpo que, a la vez, es gozante y gozado. El ejercicio activo de la resistencia, sin embargo, es una pose con movimientos disminuidos, condicionados por dildos y enmarcados por hierros. 

Estatuas vivientes de materia blanda están siendo sometidas por objetos sexuales. Estatuas varones que respiran, observan, se babean, sin perder su condición de objetos también sexuales. Es decir, dildos de carne agenciando el dolor infligido por dildos de materia distinta en disputa a fin de afirmarse, conservarse y sobrevivir.

*Maximiliano Exequiel Castro nació en San Miguel de Tucumán en 1994, es egresado de la Escuela de Bellas Artes UNT y estudiante de la licenciatura en Artes Plásticas UNT.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s