formas de imaginar a flor

Por Sofía Calvano*

Sobre Deseo y decepción, libro de Florencia Méttola publicado en 2018 por la Editorial Municipal de Rosario.**

Flor tirada en la cama leyendo, Flor tirada en la cama escribiendo, Flor tomando cerveza y haciendo unos dibujos, Flor acariciando un gatito, Flor escuchando música, Flor tirada en la cama con una chica en la cama, Flor tirada en la cama leyendo escribiendo tomando cerveza haciendo unos dibujos acariciando un gatito escuchando música con una chica, etc.

“Justo estaba pensando en que nunca escribí realmente un poema de amor…”, dijo Flor a una amiga por chat. La frase suena curiosa porque Deseo y decepción, de Florencia Méttola, es un libro de poemas de amor, aunque también de otras cosas.

Poemas de amor, pero, ¿qué es el amor? ¿Y qué es el deseo? ¿Y cómo se entrelazan el uno con el otro? Sumergirse en esta lectura es sumergirse en esas preguntas, un poco en lo obvio y un poco en lo que no es tan obvio, lo que es particular para cada unx. Y por eso lo obvio es tan lindo, porque nos incluye a todxs… Decir lo obvio y desarmarlo para encontrar una respuesta personal. Cada unx tiene una visión del amor, una experiencia del amor, una idea del amor, una idea de lo que es un poema de amor. Acá los poemas de amor parecen ser parte de una conversación, de un habla coloquial, como si alguien abriera la boca luego de ver pasar sus pensamientos y le salieran unos versos frescos y parlanchines.

modelo: júpiter

En Deseo y decepción hay mucha confusión: la identidad, la sexualidad, el deseo parecen un dibujo medio borroneado, o más bien tachado. La de los poemas no sabe quién es y lo va averiguando mientras escribe, eso es buenísimo, pero además de la confusión hay una chica tirada en la cama leyendo tirada en la cama escribiendo tomando cerveza haciendo unos dibujos que se nos imprimen en la cabeza nomás leer dos o tres páginas del libro y eso está claro, bien bien claro. Una imagen más pop, no tan brumosa. Eso, como unos dibujos a lápiz de color y de fondo una canción de Taylor Swift.

La de los poemas no sabe quién es, y lo va averiguando mientras escribe. Hay que escribir sobre el misterio, sobre la confusión, pensar sobre eso, filosofar. No sabe quién es ni qué quiere, pero la escritura es una forma de descubrirlo. Una forma posible es a la manera neurótica del poema “Análisis”, una especie de transcripción de una sesión de terapia, a dos voces –paciente y terapeuta, o dos versiones de la misma paciente–. Otra forma posible es por comparación: soy lo que el otro no es, lo que la otra no es, lo que lx otrx no es, soy lo que podría haber sido si… Como en el poema sobre Taylor Swift: “yo podría haber hecho una canción así/si no fuera tan oscura y tucumana”.

La de los poemas no sabe quién es, y lo va averiguando mientras escribe. ¿Quién soy? ¿Qué quiero? “No soy homosexual soy un superhéroe”, “mis ganas de chuparle la concha son exactamente proporcionales a mis ganas de ser su amiga, pero no me gustan las chicas”. ¿Deseo y decepción son opuestos? ¿O caminan juntos? “me gustaría dejar de pensar como una poesía dedicada a alguien” (…pero estoy pensando como una poesía dedicada a alguien). Deseo y decepción. Quizás sean opuestos y también vayan juntos, “Queríamos cosas diferentes/yo quería darte un beso y vos querías besar a otra”. Deseo y decepción caminan juntos porque el deseo aparece después del duelo, como dice también en “Análisis”, y luego viene la decepción, y luego otra vez el deseo en una espiral que crece sin fin.

Todos los amores frustrados, amores-decepción, toman la forma de Efe Efe: una sección del libro está enteramente dedicada a ella, tampoco sabemos bien quién es, pero es otra, la que no es yo. Soy, también, lo que Efe Efe no es.“No sé por qué duerme tanto, le quiero dar un regalo/Me impresiona cuando alguien duerme más que yo,/aunque en realidad esto sea un eufemismo de/‘cuando alguien es más inteligente que yo’,/o antes era de/‘cuando alguien toma más cerveza que yo’”. Su nombre es enigmático, pero sabemos que es una chica y que algo con ella salió mal, porque “a mí en el amor siempre me va mal”. Y no queda muy delineada esta persona, podría ser cualquier trazo que se convierta en la silueta de una chica, podría ser cualquier amor frustrado que al final vale la pena de decir algo sobre la confusión y dedicarle una sección entera en un libro. Efe Efe, al final, es la más interesante porque también se va construyendo en un personaje del que sabemos poco sobre quién es, qué quiere. Efe Efe, un alter ego, una otra voz. Como ellas, no sabemos bien quiénes somos ni qué es el amor, que en Deseo y decepción tiene forma de poema.

*Sofía Calvano nació en Buenos Aires en 1988; es Licenciada en Crítica de Artes (UNA) y escribe poesía.

**Florencia Méttola nació en Tucumán en 1981. El libro obtuvo una mención en el Primer Concurso Nacional de Poesía EMR 2017, cuyo jurado estuvo integrado por Javier Foguet, Matías Moscardi y Mirta Rosenberg.

(Publicado originariamente el 8 de abril de 2020 en: https://medium.com/@lasgargolaszine/formas-de-imaginar-a-flor-6467c541dc91).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s